Saluhallen o el buen mercado

Saluhallen östermalmstorg es el mercado minorista más importante de Estocolmo. También es el más caro ya que ofrece productos de altísima calidad. Esto, en un país caro como es Suecia, quiere decir que los precios son realmente altos.

El clásico edificio de ladrillos rojos fue construido en estilo neogótico hace un poco más de un siglo, allá por 1888. Situado en la esquina de Östermalmstorg en la isla Norte y muy cerca de la zona comercial, ofrece a los transeuntes la posibilidad de comprar productos frescos, congelados o enfriados, comunes y corrientes como carne de cerdo o de vaca hasta los más exóticos tales como carne de reno o venado.

El lugar permite al visitante sentarse a comer entre las tiendas plagadas de productos. Como es común en Europa cada tienda ofrece mesas y sillas y la posibilidad de acceder a un menú hecho con los productos ofrecidos.

Nosotros fuimos al restaurant tienda de Lisa Elmqvist, que se destacada por sus productos marítimos. El menú fue: Rimmad lax med dillstuvad potatis cuya traducción literal sería algo como "Salmón curado con patatas al eneldo con crema" y para terminar husets klara fisk och skaldjurssoppa med aioli och vitloksbrod o "sopa de mariscos claro con alioli y pan de ajo".


Gravlax

Papas a la crema de eneldo

Sopa de Marisco

Allí me enteré de varias cosas: primero para los suecos el gravlax es como el vitel tonné (o vitello tonello) para los argentinos, un producto típico de las fiestas y cada familia tiene su propia forma de hacerlo y en base a eso varían las proporciones de sal, azucar y eneldo. De hecho en el mercado me dieron tres recetas diferentes. Segundo, poca gente lo hace en su casa; más bien se compra ya elaborado con tantas otras delicatessen suecas tales como el arenque fermentado o en vinagreta. Tercero: grav se hace de casi cualquier pez y consiste únicamente en cubrir el lomo del pescado en cuestión con una mezcla de sal, azucar y eneldo y la única regla es que la sal tiene que ser el componente mayoritario. Luego se lo entierra en la nieve un día, aunque ahora lo que hacen es guardarlo en la heladera.



En el mercado, aproveché también para comprar los cangrejos para la Fiesta del Cangrejo, algo típicamente sueco, propio de mitad del verano pero que como homenaje a mi persona, mis amigos tuvieron la generosidad de realizarla en pleno otoño.

Volviendo al mercado, el mismo fue construido por tres banqueros y su nombre original era Östermalms Saluhallar Aktiebolag y la idea era rentar los espacios para cualquier tipo de venta, no sólo productos alimenticios. El proyecto original fue realizado por el famoso arquitecto seuco Isak Gustaf Clason, arquitecto del famoso museo Nordiska, también en la ciudad de Estocolmo.

En los sesenta, al igual que pasó con el Abasto, el mercado cerró debido a dificultades financieras y estuvo a punto de ser derrumbado para reemplazarlo con un estacionamiento. Afortunadamente esta idea no prosperó.

El lugar es hermoso, los productos que venden son increibles, en fin, es un imperdible para cualquier visitante aficionado a la gastronomía.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada